:: HispaVista : Correo :: ummo@hispavista.com
  Haz de Hispavista tu página de inicio Anti Pop-ups y Antivirus gratis: descárgate la barra  
 
Hispavista  |  Correo  |  Labolsa  |  Trabajos  |  Viajes
Quedaconmigo  |  Cine  |  Horóscopo  |  Juegos  |  Megustasmucho  |  Música  |  Chat  |  Foros
Trabajos  |  Formación  |  Labolsa | Blogdiario  |  Eltiempo  |  Galeon  |  Correo
ADSL  |  Inmobiliaria  |  Motor  |  Compras  |  Viajes  |  Loterías  |  Subastas
Antivirus  |  Dominios  |  Fotografía  |  Melodías  |  Llamadas  |  Postales  |  Agenda
Buscar en Internet:  
  Bienvenido ummo@hispavista.com Opciones | Ayuda | Salir 

 Menú de opciones


Otras carpetas


Responder Responder a todos Reenviar Destacar Siguiente Borrar      

De: "Santiago Merino" <vozdeestrellas@ya.com>
Título: COSMOGONIA SOLAR
Fecha: Thu, 23 Nov 2006 02:28:56
Para: <vozdeestrellas@ya.com>
Full Headers
Undecoded Letter

HELIOCENTRO
Espacio Web esotérico, libre e independiente.
Conocimiento oculto.
Bajate gratis todo el material desde la web:
http://www.heliocentro.net
 

Debido a la gran cantidad de descargas que ha habido en la sección "DOCUMENTACIÓN: IMAGEN Y SONIDO"  de esta Web. Hemos excedido el nivel que nos autoriza el servidor. Se reanudarán las descargas próximamente controlando su volumen.

Agradecemos a todos el interés mostrado, estamos sorprendidos del éxito de esta sección y esperamos poder reanudarla lo más pronto posible. GRACIAS DE CORAZON A TODOS POR VUESTRO INTERES.

 

COSMOGONIA SOLAR

 

 

Como el girasol busca tus rayos, oh Padre Creador, así nosotros, hijos de tu luz, proyectamos nuestra alma en dirección a tu centro, y el sol de nuestra frente, brilla al unísono de tu esplendor, fundiéndonos en un abrazo eterno.

Tu Verbo se hace carne y sangre en nuestro templo sagrado  y cada latido de nuestro corazón,  se une a la sinfonía beatífica de tu devenir.

Nosotros, los hijos de Amon‑Ra, que no olvidamos tu belleza, hemos retornado en el compromiso de tu servicio y sobre nuestros pechos se excita, la luz de sabiduría que nos has donado.

 

 

Queridos estudiosos:

En esta ocasión hemos sintetizado lo más posible, los aspectos diferenciados de la luz, su energía, el Sol y el funcionamiento de su conjunto hacia el hombre.

Esperamos que este trabajo os de pie y motivo para debatirlo, ampliarlo y coloquiarlo con los que os son próximos en espíritu y en sabiduría. Pues en todo coloquio constructivo yace la semilla del conocimiento y nuestro deber es fomentar el mismo a través de este modesto estudio.

Como veréis, hemos procurado no liarnos con datos técnicos y científicos, tan a la moda y que hubieran rellenado un sinfín de hojas. Sólo hemos querido sintetizar conceptos que no encontraréis en los libros de ciencia.

Os rogamos nos perdonéis los defectos que pudierais encontrar, pero sabemos que contamos con vuestra comprensión.

El titulo "Cosmogonía solar", quiere partir de tres aspectos bien diferenciados: el Sol físico, psíquico y espiritual, a cuyo término habremos definido al Sol y sus funciones en relación al hombre, al planeta y al universo.

 

 

EL SOL FISICO

Veamos lo que dice la ciencia oficial respecto de los aspectos físicos del sol: "Su giro lo efectúa en cuatro semanas en torno al eje, haciéndolo en 25 días para las regiones ecuatoriales y 30 días para los polos solares.

La distancia de la Tierra al Sol e5 aproximadamente, por exceso, 1.500.000.000 Km.

En la misma medida que nosotros giramos alrededor del Sol, éste gira en torno al centro galáctico, donde según los últimos estudios se encontraría ubicado un agujero negro.

Se desplaza a su vez en torno a la constelación de Hércules, a una velocidad de 60 Km/seg.

Está clasificado como un globo caliente de gas muy condensado, que se le ha denominado "plasma", o cuarto estado de la materia.

Tiene un diámetro 109 veces mayor que el de la Tierra. Doscientos cuatrillones de Tm., o lo que es lo mismo 334.000 veces la masa de nuestro planeta. Su densidad es de 0,25 veces la de la Tierra.

Según esta misma ciencia y prosiguiendo con los datos, serían 6.000° K. la temperatura de la superficie, y en su centro de 8 a 40 millones de grados. Siendo en tal caso la presión de un millón de atmósferas.

Dicen a su vez, que seria un enorme reactor de fusión donde los gases permanecerían presos de una concéntrica acción gravitatoria.

No se ha podido sondear el núcleo, por lo que entiende la ciencia que es allí donde se dan las tremendas reacciones de fusión anteriormente aludidas, y por un proceso de convección sería transmitido el calor a la superficie desde su centro, por existir diversidad de presiones y densidades entre una y otra parte.

Luego tenemos las manchas solares producidas a su vez por los tremendos remolinos de materia con propiedades magnéticas, que han podido ser fotografiadas por los telescopios solares."

Ni qué decir tiene que podríamos estar transcribiendo datos al respecto de cualquiera de las fuentes bibliográficas existentes, hasta rellenar un buen montón de hojas, pero no es ésta nuestra intención, sino, hablar de otra ciencia; la paraciencia solar. Tratamos en definitiva de presentar un Sol distinto al que nos muestra la ciencia oficial, dejando parte de nuestras afirmaciones en el campo de la hipótesis, y parte de otras tantas en la base testimonial de otros estudiosos y pioneros de lo que ellos consideraron y aún consideran, como posibles comportamientos lógicos de nuestra pequeña estrella.

Vamos a seguir un orden aparentemente anárquico, mezclando datos con magnitudes; posturas filosóficas con intuiciones y en definitiva, ciencia con paraciencia y aspectos físicos con astrales.

Comenzaremos por tanto trasladándonos a una especie de pantalla que fuera capaz de pintarnos un remoto pasado, siendo nosotros los espectadores de este film de aparente ciencia‑ficción:

 

FORMACIÓN DEL SISTEMA SOLAR.

Se abre el telón de nuestra película y vemos una inmensa masa de vida, como si se tratara de una torta de panadero, que late a su vez con un movimiento diástole­sístole, a semejanza de un corazón; es decir, contrayéndose hacia el núcleo y extendiéndose luego en la siguiente fase, hacia el vacío cósmico.

En un determinado momento, esta expansión de la masa deja un agujero, como lo dejaría a su semejanza una goma de mascar que es estirada de distintos puntos y que se ve forzada a dejar vacíos, igual que los famosos quesos tan característicos que solemos comer. ¡Bien!, pues esto podríamos considerarlo como un "agujero negro" que lógicamente ha creado en sí una polaridad de atracción hacia su centro, puesto que la materia desplazada altera el signo del equilibrio. Es como una fuerza capaz de formar un remolino como lo vemos en el agua y en lostornados; podríamos equipararlo a una especie de pozo donde cualquier cosa que se acerca cae inevitablemente, debido a esa fuerza de atracción propia.

Todos estos ejemplos habría que revestirlos de magnitudes y cifras macrocósmicas, así como tiempos millonarios en años luz, pero recordamos que se trata de una película, que ahora nos presenta otra secuencia:

Vemos una esfera repleta de vida, puesto que es un planeta donde la atmósfera llega a cientos de kilómetros desde la superficie. La vida pulula en formas y maneras, incluída la vida racional de las humanidades que lo habitan y que generación tras generación, viven en millones de años sin darse cuenta, que la atmósfera se va apagando y desciende hacia el núcleo. Los cientos de kilómetros de aire están ahora a ras del suelo, viéndose forzados los actuales pobladores a vivir en las partes bajas del planeta; en sus simas y grutas, puesto que los cinturones magnéticos, la capa de ozono y la atmósfera que un día había cubierto su pelota cósmica, ahora, estaban muriendo y concentrándose hacia su núcleo.

Luego, la siguiente secuencia nos muestra a los últimos seres vivos coger sus naves interplanetarias y alejarse hacia otra esfera donde ha comenzado la vida vegetal y animal, que será colonizada como otra estancia nueva recordando la famosa frase bíblica: "La casa de mi Padre tiene muchas estancias...". El planeta abandonado sigue ahora disminuyendo ahora su vitalidad hacia su núcleo solar interno y tan sólo determinados micro‑organismos viven todavía bajo la tierra. Las fuerzas cohesivas que mantenían la materia unida, van desapareciendo y avanzando, y al no haber atmósfera ni capa magnética que un día acolchara la marcha del planeta por el espacio, los meteoritos caen incesantemente sobre la superficie haciendo cráteres impresionantes y desgastando erosivamente los elementos. Como una naranja a la que se le va secando su zumo, se deshoja la materia y se apaga el núcleo central del abandonado planeta, hasta que un gran meteorito errante choca con el cuerpo, ahora definitivamente muerto, y una nube de polvo se forma en el espació, haciendo realidad a su vez la frase bíblica: "Polvo eres y en polvo te convertirás...", pues lo que un día fue polvo, ahora retorna por las corrientes interestelares al viaje espacial, igual que una botella es arrastrada por las corrientes marinas.

La película nos muestra ahora el agujero negro que habíamos dejado, que atrae en forma de remolino, sobre sí, todo el polvo de nuestro planeta deshojado y muerto, así como el polvo de otros tantos planetas o células macrocósmicas muertas, que se ven precipitadas hacia el centro de dicho agujero. LLegadas dichas partículas al vértice de la espiral, son expulsadas hacia las paredes del pozo.

Transcurren varios miles de millones de años, y al final el film nos muestra nuestro agujero lleno de polvo muerto, pero de muchos años luz de distancia una estrella errante ha dejado suelto un trozo de su masa, con polaridad diversa a la del polvo; y en forma de cometa o "espermatozoide cósmico", viaja a gran velocidad atraído por la fuerza impresionante del agujero negro. Es inminente un choque que hará explosionar éste, y así sucede, encontrándose dos colosos en el espacio y preñándose el pozo de una nueva información diversa en signo y magnitud, lo mismo que la Tierra es fecundada por la semilla para dar la vida. En definitiva, el aspecto masculino de la luz, se une al aspecto femenino de la materia.

La explosión como dijimos antes, es tremenda y la fricción de millones de grados hace formarse una cruz luminosa en el vacío, expandiéndose la energía lumínica y calorífica a lo largo del agujero de la goma de mascar. De esta manera, la vida vuelve a compenetrar cada rincón perdido.

Enormes bolas de fuego se asientan en el espacio, después de salir despedidas por la explosión. Tienen dos movimientos lógicos; uno centrifugo externo que tiende a desplazar la masa hacia el infinito, y otro centrípeto, que tiende a su vez a frenarla haciéndola girar hacia su interior. La rotación es vertiginosa y trozos de la bola luminosa se desmiembran de ésta para formar otras bolas más pequeñas con igual movimiento diferenciado.

Todo hace suponer que las masas más grandes se enfriarán dentro de millones de años, mientras que las bolas más pequeñas lo harán antes. A las primeras las llamaremos soles, y a las segundas, planetas.

Pero... ¿qué ocurre en el Sol?: una cosa muy curiosa; la tremenda temperatura del núcleo, por re‑radiacción y convección tiende a salir hacia fuera, anulando durante un período la fuerza centrípeta interna, y por tanto, formándose un núcleo frío en su interior, mientras que en el exterior se estabilizan dentro de otro campo concéntrico reacciones de fusión del hidrógeno.

El film nos muestra ahora a las masas pequeñas anteriormente desmembradas de la masa principal, girar vertiginosamente en función de las dos fuerzas aludidas, pero frenándose y estabilizándose en el tiempo, a la vez que se enfría la capa externa, y por tanto, formándose la materia, mientras que la fuerza centrípeta aprisiona el núcleo solar hacia su centro. De esta manera, hemos formado un sistema solar, y así podríamos comenzar otra segunda película, haciendo nuestra la frase cosmogónica: "El polvo al polvo...".

 

¿CÓMO SE FORMÓ NUESTRO SISTEMA SOLAR?.

Veamos lo que dice el Génesis: "En principio, creó Dios los cielos y la Tierra. La Tierra era caos y confusión y oscuridad por encima del abismo. Y un viento de Dios aleteaba por encima de las aguas. Dijo Dios: Haya luz y hubo luz...". ¿Cómo es posible qué existiera materia y agua antes que luz?. Lo lógico sería al contrario; es decir, primero debió crear la luz o el Sol, y luego los planetas, tal y como lo presume la famosa teoría Big‑Bang o formación por explosión. La respuesta nos la dan los extraterrestres, a través de su mensajero en la Tierra, Eugenio Siragusa, diciéndole que ellos existían ya antes de veinte mil millones de años, fecha esta donde cifran la formación de nuestro sistema, en la forma y manera que hemos explicado anteriormente.

Lo que ocurre después es algo realmente fantástico y hay que creerlo por pura fe: El Sol de nuestro sistema que se formó después de la explosión seria "Zeus", o lo que hoy identificamos como el planeta Júpiter. ¿Qué le ocurrió a Júpiter?, pues sencillamente, que es un Sol viejo que se viene apagando hasta la formación de otro planeta. En el principio existía efectivamente un sistema solar alumbrado y bañado por la luz de Zeus, pero ésta se apagó y nuestro sistema atrapó un sol joven en la marcha cósmica por el espacio. Es aquí, en este período de oscurecimiento de Zeus, cuando debe arrancar la narrativa del Génesis, puesto que la materia requería de la luz para vivir, y ésta no existía al apagarse el generador solar; de ahí, que la Fuerza Omnicreante del Cosmos dotara al sistema solar de otra fuente de vida y de calor. ¿Ciencia­ficción? ¿especulación?...francamente, no lo sabemos, puesto que no estábamos allí para confirmarlo, mientras que los extraterrestres ya existían, según nos manifiestan, y en tal caso habrá que creer o no, en su testimonio directo.

 

No todos los cráteres formados en la superficie de los planetas viejos y sus satélites, se deben a caídas de meteoritos, sino a roturas por la falta de cohesión de la materia, dado que el circulo vital, se apaga hacia su núcleo. (Superficie de Marte).

 

¿Cómo es que todos estos conocimientos vienen parabólicamente expuestos en el Génesis?. ¿Estuvo contactado Moisés con ellos?. Para los estudiosos ufólogos les será fácil recordar cualquiera de los contactados de los últimos tiempos, y sus manifestaciones al respecto. Tanto en el caso del famoso Uri Geller, como en el ingeniero colombiano Enrique del Castillo, sus extraterrestres, sus interlocutores, les habrían dicho que uno de los puntos de aterrizaje de sus naves, así como la intervención directa de sus medios, se dio, tanto con Moisés, como con el resto de los profetas y en los lugares por donde estos interpretaron su misión. Por tanto dejaremos dos preguntas en el aire, para que cada uno deduzca la respuesta: ¿Es el Génesis un tratado de cosmogonía?...¿Dictaron los extraterrestres el Génesis a Moisés? ....

 

 

EL SOL FRÍO.

Según estos seres del espacio, el núcleo solar sería frío, tal y como hemos reflejado en nuestra película anterior, y además en su interior viven "los Elohim" o Programadores de la existencia en su identidad física, psíquica y espiritual. No vamos a detenernos en la explicación de estos seres, puesto que han sido motivo de muchos trabajos anteriores. La creencia del núcleo solar frío, tiene base científica, y al efecto transcribimos uno de los trabajos de nuestra Asociación, que así lo manifiesta:

"En el año 1.774, el Catedrático de la Universidad de Glasgow, Alexander Wilson, que impartía clases de astronomía, manifestó que el Sol era un astro frío, y fue apoyado, nada más y nada menos que por Frederick William Herschel, primer Presidente de la Real Sociedad Astronómica de Inglaterra, fundador de la Astronomía Sideral; descubridor de la nebulosa de Orión; de Urano y de dos satélites. En 1.874 para mayor abundancia, sostuvo que el Sol es un globo frío y habitado, circundado por dos envoltorios; el uno externo, luminoso y cálido, y el otro interno, destinado a servir de pantalla al primero. Bajo tal cortina protectora vivirían los "solares",‑ huéspedes de un maravilloso mundo sin noches y sin variciones climáticas, alegrados por una eterna primavera.

También el astrónomo G. de Vaux en 1.859, y el ingeniero A. Dard en 1.931, propusieron la teoría del Sol frío. Su hipótesis se basa, ante todo, en el hecho que, saliendo de la atmósfera terrestre, sólo hay oscuridad y un frío intensísimo. Aceptando el principio del origen solar de la luz y del calor, debería esperarse por el contrario (tal como argumentaron Vaux y Dard) un progresivo aumento del calor y de la luminosidad, a medida que se acerca uno al astro.

¿Es posible ‑se preguntan estos acérrimos contradictores de la Física clásica‑ que los rayos de fuego del supuesto horno cósmico atraviesen una zona fresquísima extendida en millones y millones de kilómetros y caigan sobre la Tierra sin atenuarse?, y aún admitiendo esto, ¿cómo puede ser que los rayos no calienten la estratosfera, sino sólo la faja central del globo, dejando cubiertos de hielo los casquetes polares?...

Según ellos, el Sol sería un astro frío, una enorme fuente magnética que esparce por doquier sus radiaciones. Estas atravesarían el espacio sin emitir luz ni calor, pero al encontrarse con un cuerpo celeste, producirían una fricción tal como para transformarse en electricidad, y por tanto, en luz y calor. El efecto de esta transformación, más bien débil en los altos estratos atmosféricos, se haría sensibilísimo en la superficie de los planetas y alcanzaría en su centro la máxima intensidad acumulada en tensión."

Es evidente por otra parte, que si en el núcleo solar existieran tantos millones de grados de temperatura, como dice la ciencia actual, sería en estado plasmático o energía no sólida, incapaz de mantenerse y de ser vista desde la Tierra, puesto que la materia a un millón de grados se transforma en un estado invisible no material. Lo que en realidad emite el Sol son ondas electromagnéticas que al chocar con la capa magnética de la Tierra, se produce lo que podríamos llamar "resonancia electromagnética", capaz de producir una filtración de luz y de calor. Es como si dijéramos, un cable de alta tensión que no produce llama, puesto que la electricidad circula por su interior sin resistencia, pero cuando tocamos ese cable, la diferenciación energética de nuestro cuerpo y la de éste, entra en resonancia de rechazo, lo que da lugar a la carbonización o combustión de nuestro organismo con llamas y efectos luminosos. Así actúa la glándula solar, puesto que el fuego en sí mismo no existe estabilizado y aislado, siempre hay un agente que lo produce como efecto resultante de una interacción de fuerzas. Es la energía la que puede y debe estar presente en el orden existencial universal, no el fuego como tal y en estado permanente.

De la explicación inicial sobre la formación de un sistema solar, se desprende a su vez que el núcleo de nuestro planeta es solar, o de la misma naturaleza primigenia que su padre creador, pero permanece fuertemente sujeto en el interior por medio de la fuerza centrípeta que lo aprisiona. Los extraterrestres a este respecto y en relación a la formación de los planetas, dieron en su día un ejemplo válido al recordarnos el comportamiento de una bola de nieve rodando por una pendiente. Su núcleo se vería comprimido por esa fuerza centrípeta, mientras que la pendiente empujaría a toda la bola a seguir a la fuerza centrífuga que lo desplaza.

En el orden de esa dinámica física del Sol, está todo por hacer en cuanto al aprovechamiento de su infinita energía generadora de vida. En vez de emplear para satisfacer nuestras necesidades energéticas los elementos de la naturaleza, como los hidrocarburos y la energía atómica, bien podríamos utilizar esta fuente de vida, capaz de alimentar los procesos dinámicos y energéticos de todo un sistema planetario. Si como la ciencia dice, existen reacciones de fusión en el Sol, de naturaleza termonuclear y de alto poder energético, ¿por qué no las aprovechamos?. Tan sólo bastaría canalizar o atraer esa energía que irradia nuestra glándula solar. ¿Y cómo hacerlo?. Existen ya infinidad de descubrimientos que pueden producir ese deseado cambio, pero claro está, se nos dice que son caros. ¿Acaso no es más caro situar en órbita un misil con cabeza atómica que un panel solar?. Si pusiéramos en órbita paneles solares dirigidos hacia la superficie terrena, y en nuestro suelo, antenas captadoras de dicha energía, tendríamos ciertamente un paraíso energético que estaría ausente de escorias y de residuos deletéreos.

 

EL SOL FUENTE DE VIDA.

Si preguntáramos al reino mineral, vegetal y animal sobre la fuente inmediata de su alimento, obtendríamos una sola respuesta unánime: "Es el Sol quien con su beatífica luz ordena producir nuestra existencia."

Nuestro planeta posee unas envolturas fluídas que son afectadas por el Sol, y la combinación de los elementos y de las acciones emisoras y receptoras, hacen las energías resultantes transformadas, siendo los reinos antes citados a aprovecharse de estas formas asequibles de alimentación energética.

La mayor parte de nuestra energía es producida por la fotosíntesis que nosotros aprovechamos, pero la constitución de los hidrocarburos se recicla en igual manera, por lo tanto es evidente que canalizando esa energía pura y dirigiéndola a los lugares enfermos de nuestro planeta, encontraríamos un equilibrio controlado benefactor, pero para ello la Tierra o receptor tiene que estar en condiciones óptimas en cuanto a su ordenación y rendimiento de los elementos. Si la antena de nuestra casa la rompemos, está claro, que no veremos la televisión, puesto que las ondas se dispersarían en el espacio. En igual manera, si la antena Tierra en su conjunto, no funciona armónicamente, esta energía no producirá el efecto deseado y los resultados anómalos serán sentidos en forma negativa por todos.

 

LA TIERRA, RECEPTOR SOLAR.

Habíamos dicho que la Tierra tiene en su núcleo otro sol que a nuestro entender, funciona en igual manera y forma, que la glándula solar que nos alumbra, y por analogía, si aquél está habitado como luego veremos,

tendríamos que pensar que en el interior de nuestro planeta vive otra humanidad programadora y controladora del funcionamiento cosmogónico de nuestro globo. ¿Qué es el funcionamiento cosmogónico?..., para entenderlo deberemos hacer un símil con una célula.

En la célula existen tres partes bien diferenciadas: la membrana, el citoplasma y el núcleo, y a su vez, movimientos internos o ciclos y movimientos externos o ameboides. La función primordial de la célula es su respiración o fenómeno de oxido‑reducción, por la cual libera una gran cantidad de energía. En igual manera, en la célula Tierra, existe una corteza o estructura material, habitada por las enzimas celulares u hombres, otra parte citoplasmática o material regado por fluídos magmáticos, que es como la sangre de la célula, y por último, un núcleo de naturaleza solar.

Si las enzimas producen bien y en armonía con la célula, de acuerdo al programa de su núcleo y del Sol, existirá un crecimiento evolutivo armónico, pero si por el contrario no lo hacen, se crea una distonía anómala, capaz de producir los movimientos antes reseñados, liberando y estabilizando traumáticamente estos equilibrios.

La energía emitida por el Sol es absorvida por la Tierra en la misma forma que la célula recibe su alimento, estableciéndose una liberación de energía por la transformación inmediata de todo el complejo celular. Luego, más adelante veremos como viene establecido este programa por parte del Sol en su aspecto psíquico.

 

Para crear un paralelismo revelador entre la célula Tierra, la enzima hombre y el Sol, vamos a partir de lo que en términos generales se define como hombre: "El hombre es el resultado de tres valores diferenciados y ensamblados en una función armónica, el espíritu, el alma y el cuerpo". Pues bien, estos elementos estarían de igual manera en nuestra estrella, siendo su núcleo el aspecto espiritual, la energía emanada el aspecto psíquico o pneumático, y su corteza el aspecto material o cuerpo. Y se reproduce la igualdad y la similitud con nuestro planeta, siendo el núcleo de naturaleza espiritual, su corteza de naturaleza material y su campo electromagnético o cinturones Van Hallen, de naturaleza penumática o anímica.

A partir de aquí, lógicamente podríamos establecer infinidad de ínter‑relaciones tanto a nivel físico, como psico‑espiritual, tanto entre los elementos citados entre sí como entre sus subcomponentes.

El Sol existe y como consecuencia existe el planeta. El Sol crece y crece el planeta, creciendo a su vez todo lo que contiene. Por tanto, las funciones de emisor y receptor a nivel físico, tienen justificaciones dentro de cualquiera de las perspectivas científicas que imaginemos.

Los movimientos centrífugos y centrípetos permanecen siempre activos y equilibradores entre las distintas partes del planeta.

¿Qué ha ocurrido ultimamente?, pues que la fuerza centrifuga externa se ha acelerado debido a las pruebas atómicas, cuyas resultantes se han sumado a la velocidad de inercia, creando un oscilamiento peligroso, capaz de desestabilizar el eje magnético del planeta. Si no ha ocurrido una catástrofe, es porque el tejido citoplasmático donde se contiene el magma, está frenando esa velocidad y fuerza de desplazamiento, igual que una botella con agua rodando por una pendiente, se vería frenada por el líquido que tiende a estabilizarse en la vertical de la fuerza de gravedad. ¿Efectos posibles?: La desviación del eje magnético con desplazamiento de los polos, y licuación de su masa helada, pudiendo subir el nivel de las aguas hasta 1.000 metros de altura.

Puede parecer ciencia‑ficción, pero seria bueno que en la medida que se asombren, investiguen los últimos datos respecto del mapa geodinámico de la Tierra.

Otro comunicado de los extraterrestres asegura que tanto en nuestro planeta, como en otros de la galaxia, cada 36.000 años la masa ígnea sufre un freno en su movimiento regular, provocando dinamismos anómalos que repercuten no sólo en la corteza terrestre sino en los anillos magneto­esféricos reguladores del equilibrio gravitacional, además de los vientos, mares y movimientos centrípetos y centrífugos.

Seguimos hablando de causas y efectos físicos en el comportamiento de la célula Tierra. De todos es conocido al respecto, el tema de un planeta hueco. La sonda espacial Essa‑7, pudo fotografiar el polo Sur abierto, como referenciando la posibilidad de una vida subterránea que avalara nuestra hipótesis anterior. Un último artículo que alude a descubrimientos por parte de la NASA, se suma a lo antedicho, se trata del suscrito por Bob Borino, que ubica extraños lagos de agua caliente donde debería haber hielo exclusivamente:

"Base de ovnis hallada debajo del Antártico".‑ Científicos de la NASA han descubierto una gran Base de ovnis alojando una ciudad de criaturas extraterrestres debajo de un misterioso lago de agua templada en los iceberg del polo Sur ‑declara un importante experto en ovnis‑.

Rodeado por cientos de millas de hielo del Antártico, y más grande que todo el Estado de California, el extraño lago es la entrada por la cual estos extraterrestres lanzan sus naves ‑insiste el experto‑.

"Esto es", dice Lane Childress, un físico retirado y ufólogo de la Universidad de California en Los Angeles. La NASA ha hallado la mayor Base extraterrestre sobre este planeta. No hubiera sido descubierta en cientos de años, si la NASA no hubiera permitido sacarle fotos por el satélite. Mathew Gargan, uno de los científicos de la NASA que descubrió el lago de 186.000 millas cuadradas, dijo al periódico "Globe": "No hay razón de que el lago esté donde está y no hay explicación de cómo se encuentra allí". Los científicos marcaron el lago mientras estudian las fotografías de la Tierra tomadas por el satélite "Nimbus‑5", y dijo Garden: "Estamos absolutamente asombrados. Ahí como un sabroso manjar en el medio del Mar Weddell, rodeado por hielo en la parte más fría del invierno Antártico, había una gran porción de agua completamente helada. Nosotros lo llamamos "polynya", una palabra rusa que significa "agua no helada rodeada de hielo". Por supuesto, estas polynyas son vistas a menudo en el Océano Artico, pero son insignificantes comparadas a ésta". Gargan dice: "Las típicas polynyas son formadas por fuertes vientos que empujan pequeños trozos de hielo aparte". Pero ningún viento sobre la Tierra tiene suficiente fuerza para mantener un área tan grande como la polynya del Weddell libre de hielo. Sigue afirmando: "¡Es imposible!, algo más allá de nuestro conocimiento, está en funcionamiento en el Antártico".

Hay dos teorías sobre la polynya del Weddell, ninguna de las cuales satisface a los expertos de la NASA. Una, sostiene que los remolinos causados por corrientes moviéndose sobre un manantial en el suelo del océano, está llevando agua caliente a la superficie, ello impide la formación de hielo. La segunda teoría dice: "La sal suelta del hielo, obliga a calentarse al agua fría del fondo del océano; de las profundidades sube a la superficie en estrechas "chimeneas" y derrite el hielo". Aunque también es verdad que la polynya no aparece todos los años... ¿y si alguna de las teorías fuera correcta?...

Un grupo de 26 científicos rusos y americanos, penetraron  en el Mar Weddell investigando grandes extensiones de icebergs flotantes. Desafortunadamente, la polynya no apareció, pero en su lugar había extrañas burbujas de agua caliente. "Así finalizamos con otro misterio" ‑dice Gargan‑.

¿Quién causa las extrañas burbujas?... Childress dice: "La explicación es muy simple". "Los extraterrestres han construido una gigantesca Base nodriza debajo del mar, y el calor al ascender de su increíble ciudad es tan grande, que derrite el hielo en el tiempo que ellos necesitan usar dicha Base. Es justamente lo que pasa en nuestras grandes ciudades industriales; el calor saliente de las factorías, calienta nuestro cuerpo y sube la temperatura procedente de las áreas circundantes. Esto es lo que está pasando en el Mar de Weddell. En los años en que la polynya no se forma, los extraterrestres pueden estar inactivos o lejos de la Tierra por una razón u otra".

Altos científicos del mundo dicen: "Debemos encontrar vida inteligente en el espacio exterior, antes que nos encuentren y nos destruyan".

Según una organización internacional, al menos 68 científicos (siete de ellos Premios Nobel) ordenaron una rigurosa búsqueda de "inteligencias extraterrestres". Es de tontos suponer que estas inteligencias sean favorables a nosotros (declaró al periódico "Globe" el Dr. Francis Crick, ganador del Premio Nobel de física y profesor de investigación en el Instituto Salk en La Jolla (California).

También declara: "El futuro de la raza humana, puede depender de la seriedad con que aceptemos que los extraterrestres puedan ser "enemigos". El Dr. Yuri Yamata, astro‑físico en el Laboratorio de jet Propulsion de la NASA en Pasadena (California) dice: "La nueva tecnología hace posible la investigación un millón de veces más perfecta que las investigaciones previas de todas las naciones del mundo juntas.

 

"Esto puede ser hecho por unos pocos millones de dólares al año ‑añadió‑ y esto es una seguridad barata cuando se está hablando de supervivencia".

Este polo Sur seria en consecuencia, tanto el habitáculo de la famosa ciudad subterránea de "El Dorado" o morada de los dioses, como el polo positivo del planeta; siendo el polo Norte, el negativo, curiosamente habitado a su vez por el mal o entidades del bajo astral. No olvidemos a este respecto las alusiones bíblicas, que en forma constante hablan de un mundo abismal donde es encerrado y encadenado el Diablo o Satán.

Ultimas noticias de índole científica, nos hablan a su vez de que se ha descubierto un latido rítmico de la Tierra, como demostrándonos ese movimiento propio de una célula viva, capaz de asemejarse absolutamente al comportamiento de una célula convencional.

Por todo ello, y por otras tantas significaciones concordantes que ahora no traeremos al relato para ser breves, podríamos decir sin temor a equivocarnos que nuestro planeta es un receptor‑transformador del Sol en sus aspectos físicos, puesto que ahora a continuación veremos las funciones psíquicas. No seria por tanto disparatado, hablar de una frase con perfecta aplicación a nuestro plano de vivencia; nos referimos a la carismática revelación de un tiempo no lejano: "El Verbo se hace carne...". Efectivamente el Verbo Solar o Logos de la Fuerza Omnicreante, se hace carne y sangre; pero también roca, fruta, vino, aire, agua, tierra y fuego, puesto que nosotros y cuanto nos forma e identifica en el plano físico es tan sólo luz, luz transformada y codificada en formas diferenciadas de energía vibrante, correspondiendo 4.000 vibraciones min/seg. al plano mineral. De 4.000 a 15.000 plano vegetal y de 15.000 a 30.000 plano animal, a cuyo término ubicaríamos al hombre.

Nos interesa ahora hablar de las características electromagnéticas e informativas de los astros, a cuyo efecto incluimos uno de los trabajos recientes de nuestra Asociación, que nos abre nuevas pistas al conocimiento intuitivo e investigador:

 

"EL COMETA HALLEY"

Efectivamente y con puntualidad, el cometa descubierto por Edmun Halley se acerca a nuestro sistema solar, siendo el mes de Marzo el período de mayor aproximación.

No vamos nosotros a historiar el tema y menos a explicar lo que es un cometa desde el punto de vista de la ciencia oficial; sino, que por el contrario, lo estudiaremos a la luz de un axioma hermético muy conocido: "Lo que es arriba, es abajo". O lo que es lo mismo: Las reacciones del microcosmos se asemejan a las del macrocosmos, o al revés, según se mire.

 

Nos interesa por tanto conexionar y vincular los procesos de fecundidad entre una pareja humana y más concretamente entre el espermatozoide masculino y el óvulo . femenino, a cuyo efecto tan sólo basta con establecer estas igualdades:

Ovulo femenino = Sol. Espermatozoide masculino = Cometa.

 

¿Que ocurriría si este cometa fecundara al óvulo-sol? ... pues que muy probablemente se alterarían la longitud de onda y la frecuencia del astro. Este hipotético hecho obligaría al hombre a modificar en consecuencia su bio­ritmo psicoenergético produciendo más y mejores frecuencias físicas, psíquicas y espirituales.

Nosotros pensamos que los cometas son vehículos de transporte informativo de las diversas genéticas solares esparcidas por el cosmos. Nuestro sistema solar se está acercando, en un proceso de sístole‑diástole, al Sol manásico central de nuestra galaxia, recibiendo de su núcleo una información más evolutiva y correspondiente a la Era Acuario. Esta información viene codificada e impresa en estos viajeros espaciales (los cometas). Son, por considerarlos de alguna manera, como diligencias o carros transportadores de los distintos productos del macrocosmos. Aunque sea apartarse un poco del tema, nos interesa ahora traer a este estudio las declaraciones de los venusianos que contactaron al profesor Guimaraes en Brasil, que sintéticamente son éstas:

"Además de la atmósfera, predomina. un verdadero océano electromagnético en el cual están inmersos todos los cuerpos celestes ....Es importante recordar que existe un magnetismo interno y otro externo en todos los citados cuerpos celestes".

Y ahora nos apartaremos aún más transcribiendo las ‑declaraciones del Doctor en Biología, Yuri Jolodov, famoso neurofísico del Instituto de Actividad Nerviosa Superior y Neurofisiológica de la Academia de Ciencias de la URSS:

"El organismo humano es un fino sistema electromagnético que puede generar campos magnéticos y reacciona con gran sensibilidad a las variaciones de estos, tanto dentro del cuerpo como en el medio ambiente .... Los campos magnéticos y las ondas hertzianas pueden provocar efectos biológicos afines. Ya se sabe en particular que pueden restructurar la actividad de todo el sistema nervioso del hombre a todos los niveles de su organización, desde los procesos mecánicos‑cuánticos, hasta los psíquicos".

¿Qué ocurrirá al paso del Halley?..., es fácil preveerlo: Empieza a verse cuando la fuerza de resonancia electromagnética se produce como consecuencia del electromagnetismo que el cometa porta, y que choca o roza con el campo de nuestro sistema solar; es durante este paso cuando se ilumina el nücleo y la cola como si fuera un fósforo que choca con el rascador de una caja de cerillas, apagándose cuando marcha fuera del campo magnético de nuestro sistema. Todo el conjunto de campos electromagnéticos de los planetas y sus habitat, se verían influenciados    y alterados  por  este  choque  de  naturaleza  semejante;  es como   si  subiéramosa los electrones

 

8. CHOQUE DE UN COMETA con el sol, primer suceso de su clase registrado. Lo fotograM un oo­ronágrafo orbital dependiente del Laboratorio de Investigación Naval de los Estados Unidos. La se­cuencia comienza (arriba) a las 1856, Tiempo Uni­versal, el 30 de agosto de 1979. El disco del coroná­grafo tapa al Sol; el disco blanco representa la po­sición y tamaño del Sol. El cometa, uno de la fami­lia conocida como "rasantes al Sol", nunca fue de­tectado por los observadores. El resplandor des­pués del "chapuzón" persistió durante 24 horas. Desde 1979 se han observado dos choques más.

 

o cambiáramos la corriente  al  acercarse  otro  elemento electromotriz. Para dejarlo aun más claro, y haciendo un simil con la luz de nuestras casas: Si tenemos un voltaje a 120 V. el paso del cometa nos hará variarlo a 220 V., puesto que así lo ordenara la eterna pila o Sol, al verse fecundado por esta nueva fuente electromagnética. Si nos adaptamos y cambiamos nuestras bombillas a las nuevas frecuencias solares, daremos luz; pero si no lo hacemos, se fundirán todos nuestros circuitos. ¿Cómo se puede conseguir esto? .... Acelerando el bio‑ritmo; es decir, siendo más y mejores en el campo físico, psíquico y espiritual, a cuyo efecto ya se nos trajo la Ley o método por los profetas, los santos, los programados, etc. etc...

El hombre debería haber mutado en proporción y consonancia a los cambios periódicos que el macrocosmos produce invariable e inexcusablemente. De nada valen las oraciones, sino los hechos y las frecuencias acumuladas tanto fuera como dentro de nosotros mismos.

El planeta debe crecer y por tanto crecerá su ecosistema adaptándose al nuevo ciclo energético y a la nueva Era Acuario.

En el año 1982 hubo una lineación planetaria de la que se esperaban muchos efectos, y no obstante nada aparentemente ha sucedido; pero es bueno que se considere el paso del cometa como estimulante o detonante de una precondición única energética, puesto que la alineación es un hecho de absoluta trascendencia para nuestro sistema solar. Para que lo entendamos mejor: "Imaginemos una pira de leña que se ha amontonado recientemente y que luego viene el fósforo o cometa que produce la incineración definitiva.

Vista la marcha de la sociedad y el repudio constante de los códigos morales, sociales y físicos que deberían habernos hecho buenos receptores de las nuevas condiciones electromagnéticas, es fácil imaginar una distonía muy grave, tanto en los procesos mecánico­ cuánticos como psíquicos, aludidos por el Dr. Jolodov, que se traducirán en efectos paulatinos de violencia, agresividad y acaso guerra; guerra temida por todos puesto que seria la última y definitiva comprobado el arsenal atómico acumulado en estos tiempos.

No es difícil imaginar después del paso del nuevo variador de frecuencia o cometa, al militar ser más agresivo, al político ser más tirano, al enfermo, sentirse más enfermo, etc. etc..., puesto que la matriz vital o Sol ordenará precisamente lo contrario, y el hombre sufrirá graves e irreversibles cortacircuitos.

Hemos querido ser breves en la exposición de este tema, puesto que las connotaciones al respecto que desarrollaríamos serian interminables. Dejamos que vuestro estudio e imaginación más reposada, completen cuanto hubiéramos incluido.

Queremos concluir, hablando de otro concepto relacionado con la naturaleza física de la luz. Ellos han dicho: "En la misma medida que cada Sol produce una genética biológica distinta, también las energías cuánticas son diversas, de ahí que la ecuación de Einstein, E = m.c 2 no se pueda aplicar igualmente en todos los sistemas solares. Las energías son diversas en función de las necesidades del macroser, al igual que un hombre come más que otro".

Bien es verdad, que la velocidad de la luz considerada en la fórmula de la Relatividad, se da en el vacío, pero el vacío no existe como tal en el cosmos y la velocidad de la luz se verla frenada por la interferencia, tanto de los campos magnéticos, como de los infinitos elementos que pululan en torno nuestro. Asimismo la luz puede ser polarizada con otras fuerzas electromotrices, de energías titánicas, que aún el hombre no ha descubierto. A este respecto se habla de las infinitas energías producidas por los pulsares y cuaseres, que desbordarían todo el campo hipotético de nuestra incipiente ciencia astronómica.

 

HELIOCENTRO

WWW.heliocentro.net

 

 

 

ESTO NO ES SPAM
Si no deseas recibir mas correos solo tienes que decirmelo y te borro de la lista

  Responder Responder a todos Reenviar Destacar Siguiente Borrar